Claves para la reversión de la enfermedad cardíaca


¿Sabes qué estuvo a punto de matar al expresidente Bill Clinton?

No fue un espía soviético, ni una conspiración entre la CIA y la mafia.

Su mayor enemigo era su adicción a la comida basura. Comía hamburguesas, donuts, barbacoas y patatas fritas como si no hubiera un mañana.

Le acabó por afectar al corazón y desarrolló una enfermedad cardíaca. En el 2004, tuvo que someterse a un cuádruple bypass. Pocos años después se llevó otro buen susto. Comprobó que había perdido un injerto de bypass y tenía que ponerse un stent.

Necesitaba que un médico buscase la causa real de su problema cardíaco y recurrió al Dr. Caldwell Esselstyn. El doctor identificó rápido el problema de fondo, que era su alimentación, y le instruyó para que hiciese una dieta basada en vegetales, baja en grasas y que hiciese ejercicio.

Hoy en día ha perdido 13 kg., ya no toma medicación alguna para el colesteról y según sus propios médicos “su corazón ha rejuvenecido 10 años“.

Su historia es muy esperanzadora. Demuestra que no sólo es posible detener una enfermedad cardíaca. También puedes revertir la enfermedad.

Otro ejemplo lo tenemos en el fundador de un de los mejores centros de longevidad de EE.UU., Nathan Pritikin. Este ingeniero de 41 años en 1950 tuvo una angina de pecho.  Decidió acudir a la consulta de un médico de California que trataba a sus pacientes con una dieta basada en vegetales baja en grasas y calorías.

Cuándo llegó tenía las arterías obstruidas y un colesterol con más de 300 mg/dl por su mala alimentación. Tras adoptar durante el resto de su vida una alimentación saludable, consiguió sanar su cuerpo. Cuando falleció, la autopsia ofreció un dato revelador. Las arterias del corazón estaban excepcionalmente limpias.

Te voy a contar como puedes conseguirlo, siguiendo los consejos de uno de los médicos que más admiro, el cardiólogo y profesor de medicina en la Universidad de Wayne State, Joel K. Kahn.

¿Cual es el factor más importante para mantener un corazón sano?

En el artículo me voy a centrar en la alimentación, pero sólo es una pieza del rompecabezas, junto con el ejercicio físico, la más importante.

Necesitarás también adoptar una vida activa. Ejercicios de fortalecimiento, flexibilidad, cardio, son necesarios para la salud integral del cuerpo.

Otros factores como el estrés, la ansiedad, la soledad o la depresión, tienen relación con la salud de tu corazón, que es como un cerebro en miniatura, con sus propios suministros de neuronas que transmiten señales al cerebro.

La alimentación es el factor más importante para la salud de tu corazón

Adoptar una alimentación basada en verduras y legumbres, con poca, o ausencia de alimentos de origen animal, es la mejor receta para tu corazón.

 

Llevar una alimentación sana si vives en un entorno urbano es una tarea complicada. En el supermercado te van a dar acceso a drogas duras, baratas y accesibles, con el reclamo de que son buenas para tu salud.

La industria alimentaria no está dirigida por hermanitas de la caridad. Su único interés es vender más y más, aún a coste de envenenarte. Contrata a los mejores químicos del mundo para añadir a su bonita comida envasada, productos que hacen que tengas la necesidad de comerla. No podrás comer sólo una patata frita. Necesitarás bajarte la bolsa entera.

Acaba de salir a la luz  que las grandes empresas azucareras llevan ocultando durante 50 años los efectos perniciosos que tiene el azúcar sobre la salud. A través del International Sugar Research Foundation pretendían demostrar que el azúcar no era dañino. Cuando los estudios científicos relacionaron el consumo de azúcar con el cáncer de vejiga y  daños en el sistema cardiovascular, cancelaron la investigación.

Algún dato más acerca de la preocupación que tienen por tu salud los amigos de la industria alimentaria. En “autopsias” que han hecho a hamburguesas de 8 marcas diferentes de comida rápida en Cleveland, se ha encontrado lo siguiente:

  • Carne: 12%
  • Resto de la hamburguesa: Parte de animales no cárnicas, bacterias, parásitos e incluso serrín.

¿Qué hace el cuerpo cuándo lo comes?

Como le meten productos para potenciar el sabor, primero tu mente siente gustito por el placer del sabor adulterado. Después el cuerpo, que no piensa, lo identifica como un veneno y comienza a experimentar procesos inflamatorios, origen de muchas enfermedades.

Seguro que cuándo vas a una hamburguesería de comida basura, prefieres unos “sanos” nugets de pollo.

El estudio que hizo el patólogo Steven Bigler demostró que no es ni carne. Bajo el microscopio encontró que es una “muestra artificial de piezas de pollo”. Vamos, una mezcla de nervios, piel, fragmentos de huesos y vasos sanguíneos. Eso sí, bien saladita y con otros componentes para que te sepan a pollo.

Además contienen endotoxinas. Toxinas bacterianas que no se eliminan por mucho que lleves el alimento a cocción, ebullición o lo pases por ácido.  Cuándo la toxina llega al torrente sanguíneo, el sistema inmunológico lo detecta como un veneno y provoca una reacción inflamatoria.

La única manera de pelear contra gente tan miserable y con tan pocos escrúpulos es eligiendo lo que comes. Aunque hasta ahora hayan conseguido causarte un daño físico, contamos con un cuerpo humano que tiene la capacidad de autocurarse.

¿Puede revertir el daño causado en mi corazón por una mala alimentación?

Nunca es tarde para curarse si la alimentación ha causado daños en tu corazón. No van a ser los medicamentos o la cirugía lo que te cure a largo plazo.

Va a ser lo que te lleves a la boca y un buen calzado para poder andar. La enfermedad cardíaca es curable.

Con un cambio de estilo de vida puedes actuar sobre los genes que van a modular tu futuro. Tu cuerpo tiene la capacidad, a través de la modificación epigenética, de cambiar y desactivar los genes que has despertado por hábitos de vida nada saludables y activar los que necesitas para mantenerte sano.

¿Cómo puede detectar si tengo un enfermedad cardíaca?

El problema de las enfermedades cardíacas es que son casi invisibles. Ni un electrocardiograma, una prueba de esfuerzo, o el estetoscopio de un médico pegado a tu pecho, puede asegurarte que no tengas una enfermedad cardíaca.

Es además posible que te encuentres bien. Es como estar en la playa metido en el agua y no darse cuenta que viene un tiburón tigre a toda velocidad hacia ti.

Un hombre es tan viejo como lo son sus arterias

Bueno, es tan viejo como el revestimiento endotelial de las arterias. ¿Qué pasa cuándo se deteriora ese revestimiento? Que se puede obstruir la arteria -con la placa formada por colesterol, calcio, tejido cicatrizal, células- y formar coágulos.

Puede estar obstruida más de un 70% sin dar un sólo síntoma.

Hay ciertas pruebas que sí pueden dar más pistas:

  • Prueba de cuantificación del calcio: Más de 1.000 estudios científicos demuestran que es una de las pruebas más poderosas para detectar enfermedades del corazón. El calcio, que es tan bueno para los huesos, no lo es para el revestimiento de los vasos sanguíneos. El inconveniente es la radiación que provoca, así que mejor para mayores de 45 años y con síntomas.
  • Dúplex carotídeo: Para ver la arteria principal de la carótida en el cuello a través de los ultrasonidos. Más de 500 estudios avalan su eficacia, es indolora y en 15 minutos tienes los resultados. Hacerla cada año.
  • Endo-PAT: Para detectar disfunción endotelial. Está probado en más 200 estudios y es como medirte la tensión arterial sólo que con un clip en un dedo. Las arterias están llenas de una capa de células llamadas endotelio. Recubren la zona interna de los vasos sanguíneos y permiten dilatarse a la arteria si necesita un mayor flujo de sangre. Si hay disfunción endotelial el flujo de la sangre retorna muy lento.

¿Cómo puedo disminuir la inflamación producida por la comida basura para evitar enfermedades cardíacas?

La alimentación puede hacer que tengamos una combinación inadecuada de bacterias en nuestros intestinos. Una mala combinación hace que conviertan los nutrientes de los alimentos en toxinas que irritan las paredes de las arterias y causan la acumulación de la placa.

Los alimentos procesados, ricos en azúcar y ciertas grasas procesadas, alimentan las bacterias dañinas y matan de hambre a las buenas, causando obesidad, diabetes y enfermedades del corazón.

Todo esto acaba actuando dentro del organismo y causando inflamación crónica.

La inflamación crónica es el origen de muchas enfermedades: Asma, artitris reumatoide, acné, enfermedad celíaca, arterioesclerosis. También bloquea las células que reconocen la hormona de la insulina, con lo que el azúcar en sangre se eleva.

Puedes combatir la inflamación crónica con estas medidas:

  • Come con especias: Tienen propiedades antiinflamatorias. Sobre todo la cúrcuma, pimienta, comino y curry. Ponle especias a toda la comida, ajo, jengibre, canela, nuez moscada, cilantro, etc.

  • Come pescado en vez de carne: Sobre todo pescado rico en Omega-3 que reduce la inflamación, la presión alta, los niveles de triglicéridos y las alteraciones del ritmo cardíaco. Además las dietas ricas en pescado puede prevenir la formación de la placa en las arterias. Los más ricos en Omega3 son:
    • Salmón (no de piscifactoría)
    • Anchoas
    • Arenque
    • Sardinas
    • Caballa
    • Camarones
    • Atún claro
  • Evita pescado con alto contenido en mercurio. El mercurio es como veneno para tus mitocondrias, reduce el nivel de energía y ataca de forma directa el revestimiento de las arterias por la reducción del óxido nítrico.

Si tengo el colesterol malo alto pero también tengo alto el bueno, ¿mi corazón está a salvo?

Puede que no sea nada saludable.

Tener el colesterol bueno alto se podría deber a que tu sistema inmunológico esté peleando contra alguna infección en el tracto urinario, o que tengas un problema en las encías, colitis o por alguna reacción de bajo grado a productos como soja, gluten de trigo, maíz o productos lácteos.

Además puede estar relacionado con la arterioescleroris.

¿Puedo seguir comiendo mal si me medico contra el colesterol o la tensión alta?

Es como si te manchas un abrigo y te lo pones del revés para que no se vea la mancha. No son la respuesta. El problema sigue ahí.

Colesterol alto y me recetan estatinas:

  • Enmascaran el problema: Si tienes el colesterol alto, es por el estilo de vida insano. Bajándolo no lo cambias.
  • Tratan sólo una pequeña parte del problema y el corazón necesita de todo el cuerpo: Puedes tener el colesterol por debajo de 170 y tener un ataque al corazón. O tenerlo muy alto y las arterias estar limpias.
  • Tienen efectos secundarios:
    • Alteran el metabolismo de las mitocondrias. Esto provoca debilidad muscular, fatiga, y dolor en las articulaciones. Puede afectarse el músculo cardíaco.
    • Aumentan el nivel de azúcar en la sangre. Las mujeres postmenopáusicas pueden tener hasta un 48% más de probabilidades de desarrollar una diabetes.
    • Ligero aumento de lesión renal.
    • Bloquean los beneficios del ejercicio físico, vital para la salud de tu corazón.
    • Bloquean la producción de otros metabolitos como la coenzima Q10, antioxidante de las células y un factor primordial en la producción de energía de las células.

Tensión alta y me recetan bloqueadores beta:

  • Pueden subir el azúcar en la sangre y alterar el colesterol.
  • Efectos secundarios:
    • Fatiga
    • Depresión
    • Extremidades frías
    • Aumento potasio en sangre

¿Es bueno para el corazón comer siempre las mismas verduras y frutas?

Nuestros antepasados, y hoy en día las personas que tienen su propio huerto, pueden alimentarse de forma más sana consumiendo verduras y frutas.

Si vives en una ciudad, aquellos alimentos que necesitas comer para mantener la salud de tu corazón, son los que más probabilidades tienen de tener pesticidas.

Las manzanas se pulverizan hasta 16 veces con 36 pesticidas diferentes. Comparado con uno orgánico, puede tener hasta 90 veces más de contenido pesticida.

La relación entre los pesticidas y salud del corazón la han estudiado investigadores de la Universidad de Uppsala en Suecia, tomando muestras de sangre de 1.000 suecos. La relación es clara, aquellos con más pesticidas en sangre tienen un mayor riesgo de obstrucción de arterias, con independencia de su edad, peso, presión arterial y otros hábitos de salud.

¿Que podemos hacer?

  • Come mucha variedad de frutas y verduras.
  • Lava bien la verdura y fruta que consumas.
  • Come productos orgánicos. Por lo menos los que más probabilidades tienen de tener pesticidas:
    • Tomates cherry
    • Manzanas
    • Uvas
    • Pepinos
    • Pimientos
    • Fresas
    • Melocotones
    • Patatas
    • Espinacas
    • Calabaza
    • Col rizada
  • Come más de los que tienen menos pesticidas:
    • Cebollas
    • Piña
    • Champiñones
    • Guisantes
    • Melón
    • Repollo
    • Kiwi
    • Berenjena
    • Pomelo
    • Espárragos
    • Aguacate

¿El té es bueno para la salud del corazón?

Investigadores de los Países Bajos encontraron que las personas que bebían 6 tazas de té al día, tenían un 36% menos de probabilidades de desarrollar enfermedades del corazón. Además, padecían menos diabetes tipo 2.

El té es una fuente de sustancias vegetales llamados flavonoides que ayudan a neutralizar la oxidación en el cuerpo. El té verde tiene un flavonoide en concreto, la catequina, que es más potente como antioxidante que la vitamina C y E.

¿Cómo ayuda el té a reducir las enfermedades del corazón?

  • Mejora los niveles de colesterol y triglicéridos.
  • Reduce los niveles de azúcar en sangre.
  • Disminuye los niveles de inflamación.
  • Bloquea el colesterol de la dieta que se absorbe por el torrente sanguíneo.

Consejos para integrar el té en tu alimentación:

  • Que repose de 3 a 5 minutos: aumentará el nivel de catequinas.
  • Bébelo sin azucar: mejor con limón, naranja, lima o menta.
  • Bebe más de una taza al día: hasta 6 tazas se pueden tomar.
  • Mejor té recién hecho que comprado.

¿Cuales son las mejores frutas y verduras para prevenir enfermedades cardíacas?

  • Ajos, cebollas y puerros: ayudan a tener más bajo el colesterol en sangre al tener azufre. También se relaciona con la metilación, que tiene un papel crítico para silenciar genes específicos.
  • Remolachas: contienen betaína, ayudan a bajar la presión sistólica (la superior) y la salud en general.
  • Espárragos, pimientos y col china: ricas en vitaminas B, sobre todo B6, que ayudan a bajar los niveles de homocisteína, un aminoácido relacionado con las enfermedades del corazón, y de la proteína C-reactiva, un marcador de la inflamación.
  • Zanahorias y tomates: ricas en carotenoides -al igual que plátanos y naranjas- incluyendo el licopeno, importante antioxidante.

Comer 5 porciones de verduras no sólo servirá para proteger tu corazón. También previene el cáncer y la diabetes, la salud gastrointestinal, la salud de tus ojos, y aumentará tu esperanza de vida un promedio de 3 años.

Ten cuidado con cocerlos porque podrían perder sus propiedades curativas. Mejor comerlos crudos y también germinados, como los brotes de brócoli, porque concentran mejor los nutrientes.

Si llegas cansado de trabajar no te apetecerá nada ponerte a cortar vegetales. Dedica un día a cortarlos y almacenarlos en la nevera.

¿Puedo beber alcohol si quiero proteger mi corazón?

Si nos atenemos al análisis de los 84 estudios diferentes sobre los efectos del alcohol recogidos sobre más de 2 millones de personas mayores de 11 años, la respuesta es SI.

Beberlo es opcional, pero los estudios indican que tienes un 25% menos de tener un enfermedad cardíaca comparado con un abstemio. Beber por tanto 1 bebida para las mujeres, o hasta 2 para los hombres, de vino o cerveza, es bueno para la salud de tu corazón.

¿En qué debo fijarme en las etiquetas de los alimentos envasados para protegerme de enfermedades cardíacas?

Los amigos de la industria alimentaria van a dormir igual de bien mientras te envenenas con su comida, así que revisa las etiquetas y evita:

  • Parcialmente hidrogenado.
  • Aspartamo, hidroxitolueno butilado, hidroxianisol (BHA), butilado (BHT), glutamato monosódico, nitrito de sodio, sulfito de sodio, (MSG), sacarina.
  • Aceite de palma.
  • Jarabes de maíz.

Muchos alimentos están envasados en plásticos. Busca los que dicen “libres de BPA“.

¿Comer carne es perjudicial para el corazón?

Toda la carne, de cualquier animal, son fuentes de glicotoxinas, es decir, sustancias llamadas productos finales de glicación avanzada (AGE). Ya el nombre sugiere que no va a ser nada bueno para nuestro cuerpo.

Los AGE nos envejecen, provocan inflamación, arrugas, rigidez muscular, endurecen los vasos sanguíneos haciendo que suba la presión arterial y pueden provocar daños en las paredes de los vasos sanguíneos.

Tenemos sistemas naturales para protegernos de los AGE, pero con el paso del tiempo se acumulan. En estudios sobre ratones, una dieta ricas en AGE les hace desarrollar enfermedades cardíacas, renales y diabetes.

La manera de cocinar los alimentos ricos en AGE multiplican su toxicidad. El calor seco aumenta de 10 a 100 la cantidad de AGE. Ese calor que usas para el pollo asado o a la parrilla, eleva a 10 veces la cantidad de AGE con respecto a uno hervido. Y ese huevo frito lo eleva a 50 sobre uno hervido.

Es mejor cocinar con calor húmedo en vez de seco, al vapor, hervir en vez de microondas o escalfado. Cocinar a menos temperatura también ayuda.

¿Si adopto una dieta vegana para proteger mi corazón debo de tomar algún suplemento vitamínico?

Aunque la dieta basada en vegetales es la mejor manera de alimentarse, ya que mejora la función mitocondrial y la producción de energía de las células del corazón, la toxicidad de los alimentos – y del entorno en que nos movemos- y la disminución en la nutrición que nos aporta, aconseja utilizar un suplemento de vitaminas.

Aunque un exceso de vitaminas no es aconsejable, si que debes tomarlas por estas razones:

  • El suelo ya no es tan rico como antes: un plato de espinacas que comían tus abuelos contenía un 50% más de vitamina C, hierro y otros nutrientes.
  • Vivimos muchos más años: a partir de los 50 años la absorción de la vitamina B12 en el tracto digestivo se vuelve menos eficiente.
  • Medicamentos que agotan nutrientes y hormonas:
    • Estaninas para el colesterol: agotan D, E, zinc, testosterona, selenio y carnitina.
    • Digoxina agota el magnesio.
    • Metformina para la diabetes agota la vitamina B12 y la CoQ10
    • Medicamentos para el reflujo gástrico y ardor de estómago: agotan las vitaminas D, B12, hierro, calcio, ácido fólico.
  • Deficiencia en vitamina D: por el uso de cremas solares. Para evitar cáncer de piel nos untamos con crema solar y esto provoca déficit de esta vitamina.
  • Antibióticos que vienen de la alimentación animal: pasan a nuestro cuerpo cuándo comemos carne y eliminan algunas de nuestras bacterias intestinales haciendo necesario un suplemento probiótico.
  • Si la alimentación no es sana: necesitarás tomar suplementos para paliar las carencias.

El gran problema es que la industria de los suplementos está mal regulada por la ley. En Europa no siguen un control adecuado, al contrario de lo que sucede con los medicamentos.

La legislación es ambigua y muy laxa, y en vez de estar regulado por las agencias que regulan los medicamentos, lo están por las agencias alimentarias. Los requisitos que han de pasar no son los necesarios para algo tan importante como la salud.

Lo mejor es adquirir un multivitamínico, y a ser posible uno natural.

Si prefieres otro tipo sigue estas pautas:

  • Cuidado con la vitamina E: algunos multivitamínicos incluyen vitamina E sintética, una de ellas, el acetato de alfa-tocoferol racémico, incide en el riesgo de cáncer de próstata.
  • Si eres una mujer posmenopáusica: evita la multivitamina con 18 mg. o más de hierro.
  • Si tomas medicamentos para la coagulación de la sangre: cuidado con la vitamina K ya que reducen su eficacia.
  • Evitar las que tengan retinol, palmitato de retilino, acetato de retilino: por encima de 10.000 Ul puede aumentar el riesgo de fractura de cadera.
  • Lee el prospecto y busca dos palabras: ftalato y dibutilo. También todas sus abreviaturas, DEHP, DBP, DEP, DMP, HMP, PVAP, CAP y PET. Pregunta a tu farmacéutico para te asesore de cuales no lleva ftalatos. Aumentan el riesgo de padecer una enfermedad cardíaca.
  • Revisa si aparece “cubierta entérica” y “tiempo de liberación“: casi seguro tiene ftalatos.
  • Mira en la Web del fabricante para averiguar si contiene ftalatos.

Personalmente te recomendaría el multivitamínico naturalSource of Life“. Tomaría 3/4 comprimidos por semana.

¿Qué suplementos son buenos para la salud del corazón?

  • Coenzima Q10: muy importante para veganos y si tienes una enfermedad cardíaca. Ayuda a mantener sanas las células musculares del corazón, disminuye la tensión arterial y el colesterol. Si estás tomando estatina estás bloqueando la producción de CoQ10!!. Además a partir de los 40 años tus niveles de esta coenzima bajan. Si lo combinas con selenio reducen el riesgo de muerte en personas sanas a un 50%.
  • L-carnitina: entre 500 y 1.000 mg dos veces al día. Sirve para transportar el combustible que necesitan las mitocondrias del corazón.
  • D-ribosa: 5 gr. 2 veces al día. Aumenta la vitalidad, el bienestar y la energía en personas con insuficiencia cardíaca.
  • Magnesio: 250 gr. a 500 gr. al día. Disminuye la presión arterial, normaliza latidos irregulares, mejora el sueño, ayuda al estreñimiento, aumenta el nivel de energía. Evitar óxido de magnesio que se absorbe mal. Mejor malato o glicinato de magnesio.
  • Vitaminas del grupo B: 500-2500 μg al día. Si eres vegano, es importante tomarlas.
  • Taurina: 1.000 mg. al día. Si eres vegano la vas a necesitar porque se encuentra sobre todo en carnes y marisco. En pacientes cardíacos y diabéticos,  de 1,5 a 3 mg. Mejora la salud cardíaca, la acción de la insulina, la audición y el equilibro electrolítico.
  • N-acetil cisteína: 600 mg. al día. Mejora la presión arterial y ayuda a pacientes que toman nitroglicerina se vuelvan tolerantes a ellos y no tenga impacto.
  • Resvaratrol: 250 mg. Es un polifenol que combate la inflamación y la oxidación. Se encuentra en el vino, uvas y en cacahuetes.
  • Ácido alfa lipoico: 300 mg. al día. Es un antioxidante que detiene, o revierte, la neuropatía diabética periférica.
  • L-teatina: 200 mg. 2 veces al día. Lo encuentras en el té verde y es recomendable si tienes estrés y ansiedad. Mejora el sueño y la presión arterial.
  • Berberina: 500 mg. 1 ó 2 veces al día. Mejora el nivel de colesterol y azúcar en sangre.
  • Galato de epigalocatequina o extractos de té verde: 500 mg. 2 veces al día. Reduce la rigidez arterial en personas con insuficiencia cardíaca congestiva. Útil para el colesterol y el control de triglicéridos.
  • Berberina: 500 mg. 2 veces al día. Para el colesterol y regular azúcar en sangre.

Cambiar de hábitos no es tarea sencilla, pero los beneficios para tu corazón serán increíbles.

A medida que los vayas incorporando pasará algo sorprendente: te encontrarás mucho mejor.

Con un corazón más sano, libre de enfermedades cardíacas, cada célula de tu cuerpo será más fuerte. Sentirás más energía. Y eso hará que estés más animado y mejor preparado para superar cualquier situación de estrés.

Nunca es tarde para hacer un cambio en tu vida!!

Claves para la reversión de la enfermedad cardíaca
4.4 (87.5%) 8 votes

Artículos relacionados que te pueden interesar


Deja un comentario